¡Bienvenid@ a mi blog!

Hoy hablaremos de los síntomas que puede producir el cáncer de mama, que es un cáncer que no sólo afecta a las mujeres. También, aunque mucho menos frecuentemente, puede afectar a los varones.

Aquí tiene un video donde se comentan todos los síntomas que puede producir este tumor maligno, para estar alerta ante su aparición:

Si no le gusta ver videos y prefiere leer, aquí le dejo la información escrita:

SINTOMAS CUANDO EL TUMOR SÓLO ESTÁ EN LA MAMA

Salvo en tumores muy agresivos que pueden detectarse por primera vez fuera del pecho, lo más frecuente es que el cáncer de mama se detecte en la propia mama.

Si el cáncer de mama está limitado al pecho pueden darse varias situaciones distintas. Veamos las más comunes.

Situación 1: El cáncer está en la parte media de la glándula

Lo más frecuente es que el tumor esté en la parte media de la mama, en su zona glandular. La mujer lo suele palpar al ducharse o bañarse. Y si sigue controles de detección precoz del cáncer de mama suele detectarlo antes de que produzca síntomas.

Como la mayor parte del tejido mamario está en el cuadrante supero-externo, es en esta zona donde más frecuentemente se aloja un cáncer de mama.

Situación 2: El cáncer se sitúa cerca del pezón

Al situarse cerca del pezón el cáncer de mama puede producir dos síntomas distintos.

  • El primero: la deformidad del propio pezón. El tumor le puede hacer torcerse y por lo tanto aparece asimétrico respecto al pezón del otro pecho. O también el tumor tira del pezón hacia adentro y puede producir su invaginación. En ambas situaciones los pezones de ambas mamas se ven asimétricos.
  • El segundo síntoma es la secreción sanguinolenta a través del pezón. Cuando hay sangre que sale por el pezón, aunque no siempre ha de ser un cáncer de mama, es muy importante consultarlo cuanto antes.

Situación 3: El cáncer está muy cerca de la piel

Cuando el tumor está muy cerca de la piel, al ir creciendo progresivamente puede producir dos síntomas distintos.

  • El primero: llega a la piel y la rompe, produciendo una úlcera que no cura y que se asocia a mal olor porque suele infectarse con los bichos normales de la propia piel.
  • El segundo: sin llegar a romper la piel, comprime el drenaje linfático que va por debajo de esta piel, con lo que se acumula este líquido y aparece la “piel de naranja”, unos hoyuelos en la piel, como de celulitis.

Ambos síntomas suelen anunciar que el tumor ya es muy grande de tamaño

Situación 4: El cáncer profundiza y llega al músculo pectoral

Cuando el tumor crece hacia adentro y llega a infiltrar el músculo pectoral, que está en la profundidad de la mama, puede fijar el pecho a dicho músculo.

Para poder observar este hecho la mujer ha de inclinarse hacia delante, dejando colgar las mamas. La mama en la que el tumor está mordiendo el pectoral, colgará menos, notándose la asimetría respecto a la mama sana que cuelga libremente, sin ataduras

SÍNTOMAS CUANDO EL TUMOR YA SE HA ESCAPADO DE LA MAMA

Cuando el tumor ya está fuera de la mama puede deberse a que ha seguido dos caminos distintos:

  • el de los vasos linfáticos
  • o el de la sangre.

Situación 1: El tumor se ha escapado por los vasos linfáticos

Cuando el cáncer de mama elige los vasos linfáticos para irse a otras partes del cuerpo puede escoger dos caminos.

  • El primero, el más frecuente, es irse hacia la axila. Allí hay muchos ganglios que pueden recoger las células tumorales. Estas células se acumulan y hacen aumentar el tamaño los ganglios, hasta que pueden llegar a ser palpables. Si se acumulan muchas células tumorales en la axila y afectan a muchos ganglios, pueden interrumpir la recogida de líquido linfático del brazo, con lo cual éste se irá hinchando gradualmente, aunque esto es muy poco frecuente.
  • El segundo camino, el menos frecuente, es ir hacia la cadena mamaria interna, que está por debajo del esternón. Aunque se acumulen las células cancerosas en estos ganglios, al estar dentro del tórax, no tenemos modo de detectarlos, salvo realizando un escáner.

Un sitio menos frecuente de viaje de las células tumorales por los vasos linfáticos es a la zona supraclavicular. Podríamos palpar un bulto en el hueco que hay encima de la primera costilla, en la parte inferior del cuello, y si fuera lo suficientemente grande nos podría comprimir los nervios del plexo braquial, produciendo sensaciones raras en el brazo, pérdida de la sensibilidad en los dedos, o incluso dolor de tipo calambre o punzante. Pero es poco frecuente

Situación 2: El tumor se ha escapado a través de la sangre

Cuando el cáncer accede a la sangre porque rompe un vaso sanguíneo cercano al tumor, las células tumorales viajan por todo el organismo y pueden establecerse en sitios donde, debido a sus condiciones especiales, les guste quedarse a vivir. En el caso del cáncer de mama los sitios más frecuentes donde aparecen metástasis son:

Metástasis en los Huesos

Si las células tumorales crecen dentro del hueso, cuando la metástasis se hace muy grande puede romper la capa que lo recubre y que tiene mucha sensibilidad: el periostio, con lo cual se produce dolor. Este crecimiento compromete la solidez del hueso y, sobre todo si es un hueso que tiene que cargar peso, puede llegar a romperse.

Un caso concreto de metástasis óseas se produce al afectarse las vértebras. Puede producir dolor de espalda e incluso, al romperse la vértebra, puede producir síntomas neurológicos que se engloban en el síndrome de compresión medular.

Metástasis en los Pulmones

Cuando las células tumorales se quedan a vivir dentro de los pulmones suelen hacer grupos separados, apareciendo con el tiempo múltiples metástasis.

Si anulan suficientemente la función del pulmón pueden ocasionar dificultad para respirar (síntoma denominado disnea). Si tocan algún tubo respiratorio (los bronquios), lo irritan, produciendo una tos seca muy molesta. Si se sitúan cerca de un vaso sanguíneo pueden romperlo, manando un poco de sangre con esa tos.

Metástasis en el Cerebro

Cuando grupos de células tumorales se ponen a vivir dentro del cerebro también hacen metástasis de tamaño cada vez más grande.

Como empujan a las neuronas vecinas, estas neuronas empiezan a funcionar de forma alterada, y por tanto nos pueden aparecer dos tipos de síntomas:

  • los síntomas irritativos, en los que las neuronas empujadas disparan fogonazos sin control: podemos tener crisis epilépticas;
  • o los síntomas deficitarios en los que las neuronas dejan de funcionar y su trabajo queda sin hacer: podemos tener pérdida de movilidad, dejar de ver, dejar de sentir, etc.

En ambos casos, si hay mucho tumor dentro de la cabeza, como no hay sitio suficiente para tantas células (entre neuronas y células tumorales) ya que el cráneo es una cavidad cerrada con un solo orificio grande de salida, podemos empezar a tener dolores de cabeza que irán subiendo en intensidad y en frecuencia paulatinamente.

Metástasis en el Hígado

Cuando las células del cáncer de mama se establecen en el hígado, empiezan a crecer desordenadamente y empiezan a aplastar sus células.

Si las rompen, el contenido de estas células del hígado, que son las transaminasas, se verterá a la sangre, con lo que aumentarán sus cifras (lo detectamos al hacernos un análisis).

Si comprimen los pequeños canales que, dentro del hígado, conducen la bilis, puede que se acumule y nos pongamos amarillos (fenómeno que se llama ictericia).


¿Quiere poner todos los medios para evitar que le aparezca un cáncer, o si lo tiene y no lo sabe quiere detectarlo cuanto antes? ¡Haga conmigo su Plan de Prevención Integral del Cáncer! Será la mejor inversión en su salud.

[ninja_forms id=36]


Doctor Daniel González

Médico - Coach - Blogger - YouTuber - Divulgador - Escritor Soy un oncólogo que, como faceta adicional a mis perfiles de médico consultor y de coach, me he empeñado en divulgar contenidos de salud de una forma entendible, útil y práctica para que por medio del conocimiento actualizado y riguroso todos seamos capaces de convertirnos en los mejores cuidadores de nuestra propia salud.

2 commentarios

Mariela Lopera · noviembre 27, 2017 a las 3:42 pm

Muchas gracias querido doctor Daniel, es justamente el artículo que preciso para empezar el desarrollo de la metástasis subsecuente a un cáncer de mama. Una inquietud, si las células cancerosas de mama, por ejemplo, hacen metástasis en pulmones y esas células siguen siendo mamarias, puedo utilizar sus videos para distintos tipos de cáncer (de pulmón en este caso) o el tratamiento y explicación serían diferentes.

    Doctor Daniel González · noviembre 27, 2017 a las 8:28 pm

    Me alegro de que le haya sido de utilidad.
    Como le comenté en la entrada anterior, en los 4 videos de las metástasis óseas, cerebrales, pulmonares y hepáticas tiene detallados los síntomas que se producen en cada una de ellas. Para los síntomas no importa de qué tumor primario proceden las metástasis. Para el tratamiento, sí.

¡Anímese a participar comentando lo que desee!