¡Saludos cordiales!

La frase de hoy que agradecería que usted se animase a completar, con su afilado ingenio y su enorme pericia, es:

¡Anímese! No siga leyendo este texto, baje hasta la zona de “Comentarios” y ponga por escrito allí cómo terminaría usted la frase. Qué es lo que le parece ahora mismo, sin haber leído nada más, que hay que hacer primero cuando quiere usted priorizar.

Le doy unos instantes. Vaya abajo y comente… (tic, tac… tic, tac…)

¿Ya está de vuelta? ¡Pues sigamos!

Esta frase la utilicé en mi programa de TV de 2014 en un consejo que ofrecí al final del capítulo emitido el 23 de Enero de 2014. Llevaba yo solamente tres semanas en antena y, seamos justos, estaba un poco verde (nadie nació aprendido).

Me centré en dos rasgos de las cosas que tenemos que hacer a lo largo del día para ordenarlas adecuadamente y ser más eficaces priorizando. Estos dos rasgos fueron:

  • Que fueran importantes, o no.
  • Que fueran desagradables, o no.

Con el socorrido recurso de la matriz 2×2 para combinar las posibilidades de dos características que pueden estar presentes o ausentes, comenté en antena mi consejo a la hora de de priorizar.

Combinando la importancia y la cualidad de ser agradable nos salían estas cuatro categorías:

1.- Importante y agradable.
2.- Importante y desagradable.
3.- No importante y agradable.
4.- No importante y desagradable.

Estas cuatro categorías son las que había que usar para catalogar la lista de actividades del día (colocándolas en las cuadrículas adecuadas de la tabla 2×2) y luego ordenarlas según la prioridad para llevarlas a cabo.

Por supuesto lo primero es hacer las cosas importantes. Cae de cajón. Pero el matiz que introduje fue que había que hacer primero las cosas importantes que nos desagradaban, dejando para después las que nos resultaban agradables.

¿Por qué?

Porque solemos postponer lo desagradable racionalizando mil y una disculpas. Y si algo amén de desagradable es importante, lo normal es que lo vayamos evitando hasta que “por suerte” se nos acaba el día y se lo adjudicamos al día de mañana (en el que volveremos a repetir la operación de evitación).

Por eso el orden de prioridad quedó así:

  • Hay que hacer lo primero aquellas tareas que sean importantes y desagradables.
  • Luego completaremos aquellas que son importantes y nos agradan.
  • Y con el tiempo que nos sobre, podremos abordar las tareas poco importantes, que obviamente ordenaremos de agradables a desagradables.

Con esta sencilla regla ya sabemos cuál es el orden que deberíamos seguir. Iremos llevando a cabo las actividades ubicadas en esa tabla 2×2 en la secuencia descrita.

Sólo quedará entonces una cosa. Lo más crucial: ¡ponernos a la obra! Porque si nos quedamos en la teoría, todo esto no habrá servido para nada.

Habiendo llegado hasta aquí, ¿qué piensa usted de lo que escribió en forma de comentario cuando se lo pedí al principio de esta entrada, si se animó a ello?

¿Está de acuerdo con lo que le acabo de contar? ¿Tiene algo que añadir a lo expuesto? ¡Pues no se quede con ello! Compártalo con los demás, y así aprendemos todos.

De hecho el enfoque de estos contenidos de coaching del blog es tratar de mejorar en los múltiples aspectos de nuestra vida. Con trabajo lo iremos consiguiendo, no le quepa duda.

Categorías: Coaching

Doctor Daniel González

Médico - Coach - Blogger - YouTuber - Divulgador - Escritor Soy un oncólogo que, como faceta adicional a mis perfiles de médico consultor y de coach, me he empeñado en divulgar contenidos de salud de una forma entendible, útil y práctica para que por medio del conocimiento actualizado y riguroso todos seamos capaces de convertirnos en los mejores cuidadores de nuestra propia salud.

8 commentarios

Mariela Lopera · septiembre 16, 2019 a las 2:04 am

Estimado doctor González, en mi país existe un dicho ‘los árboles no dejan ver el bosque’ y sucede que muchas veces lo URGENTE nos impide hacer lo importante. Desde mi experiencia de persona mayor, me ha dado buen resultado desarrollar simultáneamente una tarea agradable con una difícil y así si la segunda no resulta del todo satisfactoria, ya la actividad agradable compensa la frustración.

    Doctor Daniel González · septiembre 16, 2019 a las 8:20 am

    Gracias por la sugerencia, Mariela. Muy interesante.

    Maria · septiembre 17, 2019 a las 9:21 am

    Yo estoy de acuerdo con usted doctor , pero a veces se hace se hace un poco cuesta arriba , pero se intentara , gracias por sus consejos .

      Doctor Daniel González · septiembre 17, 2019 a las 9:49 am

      Merece la pena, María.
      Ser eficaces en lo que hacemos nos permite abarcar más con el mismo esfuerzo, o hacer lo mismo con una menor pérdida de energía.

Laoteda10 · septiembre 16, 2019 a las 5:53 am

Buenos días , listo para aprender

Noelia FD · septiembre 16, 2019 a las 6:36 am

Necesario

ARMEN · septiembre 16, 2019 a las 8:29 am

IMPORTANTE

Gloria Begoña Alba Zabalo · septiembre 16, 2019 a las 8:30 am

Estoy lista para seguirle

¡Anímese a participar comentando lo que desee!