El medio televisivo es una gran oportunidad para el comunicador, puesto que llega a todos los sitios. Pero no vale cualquier forma de comunicar. Hay que hacerlo de forma clara, comprensible y accesible a todo el mundo, sea cual sea su nivel de instrucción. Ese es mi enfoque.

Ya tengo experiencia en la televisión, habiendo llevado a cabo tres proyectos:

  • Una sección de cáncer en un programa semanal, no en directo, en una televisión local.
  • Una colaboración en un programa vespertino, diario y en directo, en la que traté múltiples temas de salud en unas intervenciones de 15-30 minutos en una televisión autonómica.
  • La dirección, generación de contenidos, presentación y casi todo lo demás de un programa de salud, que duró 13 meses en antena, de lunes a viernes grabado en falso directo, en una televisión autonómica.

Dadas mis experiencias anteriores en la elaboración de secciones y de programas completos para TV, tengo diseñados al milímetro varios proyectos que sólo esperan una cadena que quiera emitirlos:

  • Proyecto en directo, diario, de magazín de salud integral (no confundir con un programa de medicina; no es eso).
  • Proyectos semanales, grabados previamente, autoconclusivos, de varios tipos de contenidos en los que la salud integral juega un papel importante pero no exclusivo.
  • Proyecto de suministro de contenidos de salud a los servicios informativos de la cadena que esté interesada en innovar y adelantarse al futuro.
  • Serie de TV de contenido de salud que estoy seguro que dará enormes cifras de audiencia (y no es pasión de padre)

Están ya preparados. Son susceptibles de mejora. Y no deberían quedarse en el tintero. Pero, ver, veremos. Yo seguiré persistiendo hasta conseguir hacer realidad alguno de mis proyectos.